Construida en 1927 para el Dr. Phillip Lovell y para su familia, esta casa, obra del proyectista Richard Neutra, es un ejemplo temprano del estilo americano de la arquitectura moderna. La Casa Lovell se levanta en una colina de Los Angeles, colina de la cual descienden cada una de las plantas hechas de concreto hasta llegar a un nivel con una terraza y una piscina. Debido a que el terreno elegido para levantar esta casa tiene pendientes y desniveles marcados, la obra representa novedosas soluciones realizadas durante el proceso de construcción. La construcción se sostiene en el aire fijada sobre un empinado barranco, uniendo la casa a la calle con un plancha de concreto.

Esta obra fue un encargo para una casa familiar de descanso, el dueño, el Dr. Philip Lovell, no era nuevo encargando proyectos arquitectónicos de vanguardia, pues antes había solicitado al célebre arquitecto Frank Lloyd Wright la construcción de la casa Ennis; es por ello que el entendimiento entre Lovell y Neutra sobre la funcionalidad de los espacios habitables modernos, además de que compartían algunos conceptos del impacto que el ambiente y el contexto tiene sobre las personas. Sin embargo Lovell llevaba éstas ideas a niveles más extremos, incluso tenía teorías de cómo la distribución de las casas impacta directamente en el estado de salud física de las personas, lo que lo llevó durante algún tiempo a criticar algunos elementos de la casa, aunque con el tiempo reconoció el valor, funcionalidad y belleza de la obra.

Debido a la forma en que fue concebida, Casa Lovell marcó un hito en las construcciones proyectadas a partir de la estructura de acero y metal de las casas, dejando que ésta influya en la distribución y en los espacios. Neutra muestra en esta casa grandes influencias de Wright y de Le Corbusier, como la invitación a “recorrer” la casa, que está claramente marcada desde su entrada, a pie de calle, que te invita a descender hasta llegar al área del patio.

Los grandes ventanales descubiertos dan esa sensación de fluidez y le regalan al habitante vistas impresionantes de las colinas angelinas. Estas ventanas con estructura metálica también fueron instaladas a partir de las distribuciones de la estructura de vigas de la casa.

El resultado es un obra no solamente construida para satisfacer los deseos de sus habitantes, sino a la vez el fruto de una magnífica obra de ingeniería que permite que esta casa, que descansa perpendicularmente en una colina de California, ofrezca maravillosas vistas panorámicas a sus visitantes y grandiosas lecciones de estilo y ejecución a los arquitectos de varias generaciones desde su construcción hasta nuestros días.

Deja un comentario